cada forma y cada color
tiene su luz especial

Nuestro compromiso social

 

 El compromiso con la diversidad cultural e inclusión en Highlander Recruitment no es una estrategia, sino que está dentro de nuestro ADN. Conscientes de la importancia de la diversidad cultural para las empresas y sociedad, en general, y comprometidos con la igualdad y la no discriminación, nuestros valores nos empujan a realizar acciones que contribuyan a hacer de la sociedad algo mejor; más inclusiva, cohesionada, justa y sostenible.

Por todo ello, nos comprometemos y apostamos por una cultura corporativa, que acoja a todas las personas sin distinción de origen, nacionalidad, género u orientación sexual y que haga posible, entornos de trabajo diversos e inclusivos, donde se respete y acepte la diferencia de cada una de las personas. Sabemos que contar con equipos diversos es sinónimo de creatividad e innovación, nuevas formas de aprendizaje, retiene y atrae el talento, favorece la apertura de nuevos mercados, una mayor productividad y competitividad, beneficios que Highlander, como empresa especializada en recursos humanos, queremos que repercutan también en nuestros clientes.

Somos una compañía comprometida en generar un cambio social que contribuya al cumplimiento de la Agenda 2030 y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para crear una sociedad más justa e inclusiva, para no dejar a nadie atrás.

Conscientes de la importancia de la diversidad cultural y comprometidos con la igualdad y la no discriminación, Highlander Recruitment se ha adherido al programa DIVEM, desarrollado por Accem una organización sin ánimo de lucro y financiado por el Ministerio de Inclusión,

Nuestros principios

Igualdad de oportunidades y no discriminación

Gestionar la diversidad de forma responsable implica estar comprometidos con la igualdad de oportunidades, de trato y no discriminación, integrando este compromiso dentro de la estrategia y cultura empresarial como principio fundamental y transversal a toda la organización.

Transversalidad

Gestionar la diversidad cultural requiere promover acciones y medidas en todo el árbol de decisiones de la empresa integradas en planes transversales que permeen a toda la organización y grupos de interés.

Diversidad e inclusión

Apostar por una gestión responsable de la diversidad cultural contribuye en la construcción de una plantilla que sea el reflejo de una sociedad diversa, intercultural y global que represente los valores internos de la empresa favoreciendo la creación de entornos inclusivos que abracen e integren las diferencias individuales y las pongan en valor.

Compromiso y denuncia de las desigualdades

La empresa que se compromete por una gestión responsable de la diversidad cultural es una empresa comprometida por evitar y denunciar cualquier tipo de discriminación poniendo a disposición protocolos de actuación y canales de denuncia frente a este tipo de situaciones.

Empoderamiento de las personas

Gestionar la diversidad cultural implica empoderar a las personas para que puedan desarrollar todo su potencial en el entorno en el que trabajan, reconociendo y aceptando su propia diversidad y la de los demás logrando su plena participación y favoreciendo su inclusión, no solo laboral sino también social.

Comunicación y transparencia

Gestionar la diversidad supone comunicar estos valores de forma clara y transparente a todos los grupos de interés garantizando que se conozcan e integren. Para ello, se utilizarán todos los canales de comunicación disponibles mejorando la transparencia, favoreciendo su difusión y calado entre empleados/as, clientes, proveedores y sociedad en general.

Sensibilización

La empresa que apuesta por la gestión de la diversidad cultural visibiliza su compromiso por la igualdad de oportunidades y no discriminación a través de acciones que permiten concienciar y sensibilizar tanto a las personas que forman parte de la organización como a empresas y clientes con el fin de fomentar espacios de encuentro que favorezcan una conciencia colectiva sobre esta materia.

Dignidad y respeto por la diferencia

La empresa que cree en el potencial de la diversidad aprende a valorar las diferencias, desarrolla la empatía y se interesa por las diferentes culturas, realidades y entornos de donde provienen sus emplead@s creando entornos de trabajo que respetan la dignidad humana.

Integración de las preocupaciones sociales

Ser coherentes con los valores y principios a favor de la igualdad de oportunidades y la no discriminación implica escuchar e integrar las demandas y preocupaciones sociales en el modelo de gestión de la empresa favoreciendo con sus acciones un impacto social positivo en el entorno en el que opera.

Sostenibilidad

La empresa que gestiona la diversidad cultural, apuesta por la creación de sociedades más justas y equitativas y por la creación de un modelo de gestión empresarial que favorezca el progreso económico y social de forma sostenible, sin dejar a nadie atrás.

La igualdad como ventaja competitiva

El mercado laboral se transforma a todos los niveles. Están surgiendo nuevas profesiones y se demandan habilidades relacionadas con las competencias blandas o soft skills, que son las propias del ser humano, y que a día de hoy no pueden desarrollar las máquinas. Estas cualidades son innatas a las personas y no entienden de distinciones ni sesgos, desarrollándose en cada persona de forma individual. A la hora de gestionar talento, consideramos habilidades blandas y experiencia de trabajo, centrándonos únicamente en ello, con lo que eliminamos todo sesgo adicional como elemento de selección o desarrollo profesional. Nos gusta decir que tenemos muchas más oportunidades de encontrar en el mercado laboral las competencias que necesitamos. Al eliminar prejuicios, tenemos más opciones de gestionar el Talento que necesitamos.