CULTURA DEL MIEDO: NETFLIX Y SU POLÍTICA DE RRHH.

netflix

Como se ha comentado en uno de nuestros anteriores post, hoy día las recomendaciones son de lo más importante a la hora de acceder a un trabajo, pues aunque no siempre sean de fiar porque la subjetividad puede jugar malas pasadas, son de gran ayuda para saber a quién estamos contratando.

Al leer el artículo sobre la forma de gestionar los RRHH que tiene la multinacional Netflix (enlace), nos vienen a la mente otras empresas reconocidas a nivel internacional y de las cuales se ha dicho en numerosas ocasiones frases del estilo "si aguantas en la empresa B puedes trabajar en cualquier sitio", "en la empresa B no tienes vida y te explotan pero te abre puertas para acceder a mejores empresas en un futuro". ¿Esto cuando empezó a ser así?

Haciendo mención a las prácticas de Netflix y a su permisividad de cara a la confidencialidad, ésta no es un mero asunto burocrático, sino que es lo que permite que cada trabajador tenga su privacidad y su derecho a la intimidad. 

Según el artículo publicado en Wall Street Journal, los despidos en esta empresa son públicos hasta el punto en que cuando un trabajador es despedido se habla de él/ella y de los motivos en correos en cadena e incluso se invita a los propios empleados a que compartan la opinión de que, en su criterio, quién debería ser despedido e insinuando que la falta de colaboración en este aspecto puede ser sancionada. Entendemos que no hay despidos todos los días, pero cuando los hay, la práctica con ellos puede rayar la falta de derechos fundamentales, pues esos trabajadores despedidos son humillados.

work hard netflix

Al parecer, todo el mundo tiene acceso al salario de los demás, y una gran parte a las cuentas de los suscriptores y contratos con productoras.

Todo esto puede derivar en que la gente se lo piense dos veces antes de entrar a trabajar en una empresa que tiene esta política interna en RRHH y sin embargo el sentimiento es totalmente opuesto: cuánto peor sea una empresa en lo que a ser estrictos o excéntricos se refiere, mejor.

¿Tiene sentido? Por supuesto. Si un trabajador viene de una multinacional reconocida por ser exigente (lo que otros llamarían estrictos o conservadores), las demás lo considerarán un gran candidato porque inspirará responsabilidad, confianza y eficiencia.

Ahora bien, dejando a un lado esta lógica empresarial, ¿Se debe permitir esto? Aunque siempre haya sido así, no debería tenerse en cuenta un candidato porque venga de una empresa que exprime al trabajador al máximo o que mantiene una gestión que inspira incluso miedo, porque se piense que es un trabajador "que lo aguanta todo". Primero porque en qué lugar quedan las empresas que tienen una rutina más "saludable" en lo que a gestión de personal se refiere, y por otro porque lo que se crea es una generación de trabajadores que se acostumbran a trabajar bajo estas presiones porque "es lo que hay". 

Por supuesto, esto no es algo generalizado, hay empresas en las que nadie quisiera trabajar porque explotan altamente al empleado, aunque también puede ser porque esta empresa no tienen un reconocido nombre a nivel internacional. Habría que ver cómo es la percepción de un candidato si en el artículo que mencionamos sobre Netflix la empresa fuera "las películas de Pepe". Una vez más, todo está en el Branding.

Aunque parezca lógico que un trabajador que provenga recomendado de una empresa muy exigente tiene que ser muy bien considerado de cara al puesto al que opta, no hay que olvidar que no debería normalizarse el trabajo bajo presión como algo habitual en el día a día de cada empresa, pues al final habrá muchos trabajadores descontentos con su trabajo, porque el puesto que les gustaba pasó a ser el de una empresa más.

"Liderazgo es el arte de hacer que alguien haga algo que tú quieres porque la persona quiere hacerlo" 

Dwight D. Eisenhower.